Por qué Equo

 
  Gráfica elaborada por Florent Marcellesi 
http://florentmarcellesi.eu/2013/04/16/es-la-ecologia-politica-de-izquierdas/
http://accionpoliteia.blogspot.com.es/2014/08/es-la-ecologia-politica-de-izquierdas.html

 Como de "tapadillo" y con timidez ha sido mi conocimiento de una alternativa política en la que por primera vez me encuentro cómodo, y a la que durante tres años le he seguido la pista, observando desde lejos, envidiando la calidad programática, organizativa y de contenidos, así cómo sus integrantes. Siempre con una alegría y convencimiento en lo que hacían, que alguna vez, con alguno tuve más de un debate, intentando ver porqué no cogían más "ritmo", porqué no se sumaban a las prácticas mayoritarias, incluso criticando constructivamente su aparente endogamia identitaria. 

Como siempre, cometía el mayor error del homínido: prejuzgar, observar desde una atalaya prefabricada, desde el sesgo, desde la postura mayoritaria, algo que siempre he intentado corregir, pero que a veces te atrapa, pues a pesar de ser humanos, el homínido está presente en todo nuestro devenir, reclamando su primacía. Al final a veces uno es un mono que grita golpeando el suelo con los nudillos, enseñando los dientes... no sabe hacer otra cosa cuando el homínido toma el timón. 

Después de estudiar lo que más me apasiona, otro sueño tardío cumplido, y conocer las corrientes teóricas de la política, los grandes autores de la deontología, de la teleología, de lo que debe ser y lo que es, de la justicia social, de la igualdad, incluso teniendo que leer los pensadores del liberalismo, el anarcomercantilismo,... después de una corta "zambullida" en las orillas del océano de la teoría política, comienzas a tener una visión cristalina de qué es lo que debes hacer en coherencia con lo que quieres. 

Tras mi trabajo fin de carrera (gracias R. Cotarelo), en el cual los "problemas de la democracia" me hicieron leer y releer, pensar y analizar, de la forma que alguien amateur pero con pasión sólo sabe hacer, mis conclusiones me hicieron aún alejarme más del partido en el que militaba por la incoherencia de sus actos, los sesgos presentados, sus normas organizativas y burocráticas. Cumplen a rajatabla a Michels, Shumpeter, Katz y Mair, pervierten las tesis socialdemócratas de Rawls- ya ni hablo de Marx-, reflejo fiel del “homo laborans” de Arendt y por supuesto a años luz de mi admirado Jürgen- porque será para otros Habermas, pero después de tantas noches del último año enfrascado en sus escritos al lado de mi hijo mientras este dormía, culpable de tantos momentos robados a él y a su madre, para mí es sólo Jürgen- cuya tesis defiendo como camino al ideal Kantiano de sociedad mundial y respeto para todos, incluyendo las minorías.

Tras defender con gran ilusión movimientos internos más cercanos a mis convicciones remodeladas y reconceptualizadas, que quedaban en agua de borrajas al enfrentarse al poder establecido dentro del partido, a pesar de los esfuerzos pedagógicos.... la desilusión y la desconexión comenzaron a hacerse patentes, mezclados con la impotencia, la ira, la incomprensión, el sentimiento de coacción. ¡Que razón tenía Arendt! 

En esto que nace PODEMOS, con un puñado de politólogos, pero yo seguía la pista a ese pequeño partido que nació antes del 15M, superando las vicisitudes. Y me preocupo seriamente por su continuidad, porque intuyo que puede ser absorbido por el nuevo "movimiento transformacional" de la ira española contra los años de abusos de los dos grandes partidos. Observo cómo éste nuevo movimiento comienza a arrastrar y acaparar el descontento, una estrella del norte guía de aquél 15 M. Admiro cómo ponen en valor todo lo que estudié estos cuatro años, en materia de marketing político, comunicación, programa, identidades, teoría del discurso (Focault a veces en estado puro), cómo desbrozan a Taylor para usarlo en su objetivo. Y cómo les atacan los hijos de las "oligarquías michelianas". Y mientras, ahí sigue mi objeto de observación, sin perder la identidad, sin doblarse a los huracanes, aguantando como una pequeña encina de raíces profundas, aún joven, pero bien arraigada a sus principios. Quizás el no ser tan frondoso es lo que hace que no le afecten los vaivenes. Y sigue aumentando mi admiración. 

Vinieron los consejos, llamamientos de gente a la que estimo, cuando mis dudas se hacen cada vez más patentes y conociendo mi pasión tardía...... no dejes el PSOE- sigue peleando o claudica dentro pero no te vayas-, vente a PODEMOS, vente a IU, ¿porque no a Ciudadanos?, hasta algún bromista que me fuera al PP- pero nadie del partido que observo "me invita”- recibo uno de los mejores consejos de alguien del PSOE: haz lo que te haga sentir más cómodo. Y es ese consejo, el que me hace dar el paso de acercamiento definitivo a EQUO, tras tres años de observación, no sólo por algún integrante con el que hablaba pero "no me invitaba", sino porque realmente es donde entendía que podía sentirme más cómodo y en coherencia con mis valores y pensamientos. Cómodo porque no traiciona sus principios, y eso ya da mucha seguridad a la hora de defenderlo; y coherente con mis valores y principios, porque la justicia social y la equidad, junto con la defensa del medio ambiente y nuestro entorno, todo lo que conforma la ecología política, son principios y valores que creo hay que defender a toda costa. Y en cuanto a lo organizativo... ni hablo... eso el que quiera que los descubra, porque es otro nivel. 

Es pequeño, y muchos de mi entorno me critican mi opción: Rafa... que no es opción de gobierno, que las transformaciones se hacen con mayorías, que ya sabes lo que es, etc, etc, etc. Pero es que eso para mi es hominidad, política clásica, de la de siempre... prefiero vivir un poco de política del futuro, un poco de humanidad, de lo que vendrá, pero vivirlo desde hoy. Por supuesto que no será fácil y habrá que trabajar contra todo pronóstico y sabiendo lo que hay, pero eso sí, muy cómodo y con mucha ilusión también.... y ya veremos qué pasa.

Ruiz Navegante

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me han encantado. Me siento muy indentificado.

Rocío dijo...

Me ha gustado mucho la reflexión. Yo pertenezco a Equo, aunque ahora participo menos activamente por motivos personales pero he de decir que últimamente estoy un poco desencantada. Siento que son necesarios cambios ya y avanzamos poco en los puntos verdaderamente importantes para que esta política de un giro.
Veremos a ver cómo discurren los acontecimientos.
Buen trabajo compañero!!

Marcos David Calvo dijo...

Entrada genial, enhorabuena!

Eva dijo...

Pero ¿te han invitado o no te han invitado? Porque si hace falta te invito yo!!! Y si no, entras sin más, hasta la cocina, como hacíamos en la casa del vecino, hasta no hace mucho, en los pueblos ;)

Publicar un comentario