La revolución energética pendiente...de ti





Cualquier planteamiento sobre nuestro futuro debería incluir una toma de postura sobre nuestro presente energético. En este sentido considero que un discurso ambiental, social o económico sostenible requiere lograr un enfoque adecuado en relación a cómo gestionamos los recursos energéticos. Pues la clave de la perdurabilidad de cualquier opción que se elija debería posibilitar un acceso democrático y equitativo a las fuentes energéticas. Y es urgente que comencemos ya.

Lo que el comportamiento de ultraderecha del Partido Popular en esta materia (y en otras) intenta marcarnos con un descaro ofensivo es el acercar al ciudadano-votante a la idea de que a la energía solo se puede acceder de manera tutelada, como consumidores-contribuyentes, nunca como gestores (o pequeños gestores) de la misma. Y algo más grave aún, que sobre este sensible tema no tenemos nada que aportar. Todo esto pone de manifiesto un modélico ejercicio de confusión de la opinión pública, en una orgía de intereses económicos y de poder de los que se margina al ciudadano en cada toma de decisión.

En un momento de coyuntura económica desfavorable, muchos ciudadanos empezaban a vislumbrar la posibilidad de lograr una mayor independencia energética. El habitante de un medio rural o el de una conurbación tipo Aljarafe (casas individuales o adosadas diseminadas por el territorio bajo el esquema de "mancha de aceite") podían empezar a ver cómo el uso del sol (placas solares), del viento (mini-eólica) o de la vegetación muerta (biomasa) podían restar euros a su factura de gasolina o electricidad. Y justo en ese momento oportuno viene la jugada maestra desde el Gobierno: se retiran los incentivos y se retrocede décadas en el camino hacia un modelo sostenible de gestión energética. Sin una oposición parlamentaria suficientemente sensible a las cuestiones socio-ambientales (ocupada en otras batallas), y con aquellos que siendo sensibles tienen un escaso predicamento mediático, la ciudadanía asumirá el movimiento con la docilidad acostumbrada. 

En poco tiempo el escaso debate sobre este tema será inexistente. Y los manipuladores del modelo energético seguirán controlando nuestra factura de la luz, y el depósito de combustible de nuestro utilitario. Sin ninguna resistencia importante seguirán aplicando la misma fórmula: sacrificio para la mayoría-reparto desigual de la riqueza. Y mientras tanto, se prepara el escenario para la próxima burbuja que podría estallar con consecuencias mas que desastrosas: la energética.

La nueva normativa (Real Decreto ley 9/2013, de 12 de julio, por el que se adoptan medidas urgentes para garantizar la estabilidad financiera del sistema eléctrico) que pretende poner el gobierno de la nación sobre la mesa sobre esta materia no tiene precedentes. Y no deja de ser sintomático que haga especial hincapié en la penalización, acudiendo como en otros casos a la vía de urgencia. En el colmo de los disparates se hace referencia a sanciones millonarias para aquellos que desobedezcan sus directrices y osen a entrar por la senda del autoconsumo. Se penaliza, por tanto, el ahorro y la eficiencia energéticas. En esto se refleja de manera nítida el chantaje al que es sometido el gobierno por parte de los lobys energéticos. España logrará el poco ejemplar récord de ser el único país en el que el Sol esté secuestrado. El denominado "peaje de respaldo" hará inviable de facto que un ciudadano pueda generar energía al margen de las fuentes de suministro habituales, desde los sistemas de distribución estandarizados. Además, se perderá una importante oportunidad de generación de empleo, perdurable en el tiempo y de calidad. 

Así que si usted tiene o tenía pensado tener placas solares en su tejado vaya olvidándose; así de triste, así de absurdo. Se impide el que un ciudadano adquiera autonomía energética, y además que los posibles excedentes que pudiera producir los volcara a la red eléctrica, empleando el sistema energético a modo de una gigantesca batería común (¿socialismo energético?).

A finales de septiembre de este año 2013, se hará público el último informe del IPCC (Panel Intergubernamental del Cambio Climático). Me temo que los resultados expuestos en dicho informe serán demoledores a tenor de lo que ya se ha filtrado en internet. El mundo sigue sin entender que con el Mundo no se juega, con las reglas de la física no se juega. Seguimos, como civilización, alterando de manera drástica la química de la atmósfera emitiendo de manera incesante gases de efecto invernadero. El alterar este equilibrio alcanzado tras millones de años de evolución planetaria tendrá un peaje, queramos verlo o no lo queramos ver.

Bajo la tiranía de un modelo energético sucio y contaminante quedan pocas opciones. Las de futuro tienen que pasar, a mi modo de entender, por opciones renovables, participativas y por extensión democráticas. Las únicas opciones que tendrán algún sentido para nuestros hijos, y depende de nosotros el alcanzarlas.


Francisco Carrascal Moreno
Biólogo y consultor ambiental




7 comentarios:

Fanny dijo...

En un momento así, ¿seria políticamente rentable para la ciudadanía obtener de la actual oposición su compromiso para la elaboración de una legislación coherente y blindada cuando acceda al gobierno?

Javier dijo...

Sería de rigor Fanny, no puedo estar más de acuerdo. Ahora bien, yo pregunto ¿estaría dispuesta la oposición a firmar ese compromiso?

Fanny dijo...

Hola Javier. Yo es que soy del partido iluisonista, me balanceo en las ideas y hago juegos de futuribles. Ellos usan mucho la palabra ilusionante. No saben lo que dicen. Lux, lux. http://www.publico.es/456661/los-ecologistas-se-proponen-acabar-con-el-matrimonio-entre-politicos-y-grandes-empresas-electricas

Fanny dijo...

http://www.change.org/es/peticiones/que-las-compañ%C3%ADas-eléctricas-no-puedan-fichar-a-excargos-pol%C3%ADticos

Paco Carrascal dijo...

Fanny, entiendo que sí. Las opciones políticas progresistas tienen la obligación, a mi entender, de trabajar en la dirección de un cambio en el modelo energético hacia uno que sea limpio, sostenible y democrático con el que afrontar el futuro. El conseguirlo pasa por adecuar la norma y por practicar con el ejemplo.

A Politeia dijo...

En Alemania la energía solar es más barata que las energías fósiles. En España no. ¿En qué está pensando nuestro gobierno?
http://www.ecologiaverde.com/alemania-energia-solar-es-mas-barata-generada-combustibles-fosiles/

Judith dijo...

Siempre me preguntaba por qué en Alemania se veían mucho más paneles solares que en Andalucía...solo faltaba que en 2040 Alemania venda sus excedentes a España...

Publicar un comentario